Share this page

Health Library

Verdadero o Falso: Los Niños Mayores Son Más Inteligentes Que Sus Hermanos Más Pequeños

mythbuster graphic
Las implicaciones del orden de nacimiento son un tema popular de debate porque el orden de nacimiento es un aspecto concreto, cuantificable, estable, e incontrolable de la vida familiar que se puede usar como una explicación para el comportamiento y el desempeño. Durante años, investigadores afirmaron que los niños mayores eran más inteligentes que sus hermanos más pequeños. Dichas conclusiones estaban basadas principalmente en datos transversales, los cuales compararon a niños de diferentes familias a través de una población.

Estudios más recientes han examinado a niños dentro de las mismas familias, y siguieron a hermanos con el transcurso del tiempo. Usando este método más acertado, investigadores han encontrado que el orden de nacimiento no afecta la inteligencia, y esas diferencias en la inteligencia observadas en ensayos anteriores son más probables a causa de factores externos como la inteligencia de los padres, o desventajas económicas con las que se enfrentan más frecuentemente las familias más grandes.

Evidencia para la Aseveración de Salud

La idea de que el orden de nacimiento afecta el coeficiente intelectual y el aprovechamiento, se estudió tan temprano como en 1874 por Francis Galton, un antropólogo (entre otras ocupaciones) inglés, e inconsecuentemente, un medio primo de Charles Darwin. Él propuso que los hijos primogénitos tenían más atención y recursos de los padres; especialmente aquellos con finanzas limitadas, y que debido a leyes de primogenitura (por las cuales el hijo mayor heredaba todo el patrimonio de los padres), los hijos primogénitos tenían mayores oportunidades de continuar su educación. Galton también creía que los hermanos mayores tenían una relación más abierta con sus padres, y se les daban más responsabilidades que a sus hermanos más jóvenes. También se han propuesto ideas similares por muchos otros investigadores modernos.

Un hecho interesante es que históricamente, los hijos primogénitos han sido representados excesivamente entre ganadores del Premio Nobel y en ámbitos académicos como música clásica y psicología. Dichas tendencias, unidas con teorías como la de Galton, han generado enorme interés en el tema del orden de nacimiento y la inteligencia, y se han realizado numerosos estudios para verificar o desaprobar un vínculo entre los dos. Hasta finales del siglo XX, la mayoría de investigadores estaban limitados a comparar a niños de diferentes familias, en gran parte debido a la falta de datos disponibles. Los resultados de estas comparaciones encontraron que la inteligencia disminuye con el incremento en el orden de nacimiento.

Se realizó un estudio clásico de este tipo por Belmont y Marolla en 1973. Estos investigadores obtuvieron datos sobre tamaño de la familia, orden de nacimiento, y resultados de pruebas de inteligencia en aproximadamente 400,000 hombres holandeses de 19 años de edad (casi la población entera de hombres holandeses de 19 años de edad). Esta evaluación encontró que los hijos de familias grandes no obtuvieron resultados tan buenos en pruebas de inteligencia como los hijos de familias más pequeñas, independientemente de la posición en el orden de nacimiento. Además, dentro de la mayoría de las familias, los primogénitos obtuvieron resultados más altos que los hijos que nacieron al último. En general, los primogénitos obtuvieron mejores resultados que los segundos hijos, quienes obtuvieron mejores resultados que los terceros, etc. Otros estudios transversales han producido resultados similares.

Se han propuesto varias explicaciones para la inteligencia mayor observada en los primogénitos, y sus representaciones excesivas como estudiantes universitarios y grandes triunfadores en ámbitos científicos. La investigadora Judith Blake propuso que los recursos paternos están limitados, y una vez que se acaben puede ser difícil producir más. Algunos recursos incluyen dinero, tiempo, e inversiones culturales; los cuales contribuyen en gran medida con el desarrollo cognitivo y las oportunidades para educación superior. Además, los hijos primogénitos tienen derecho automáticamente al 100% de los recursos de los padres y la atención al comienzo de sus vidas, mientras que los hijos adicionales deben compartir la misma cantidad de recursos divididos entre un número en expansión de hermanos. (Esto también ayudaría a explicar por qué los niños en familias más grandes tienen coeficientes intelectuales más bajos).

Robert Zajnoc y sus colegas se centraron en el ambiente intelectual dentro de una familia. Además del hecho de que sólo los hijos primogénitos tienen la atención íntegra de sus padres, Zajnoc tuvo la teoría de que los hijos primogénitos están expuestos sólo a lenguaje adulto, mientras que los hijos que nacen después experimentan el habla menos madura e infantil de sus hermanos mayores. Este aspecto de la teoría ayudaría a explicar por qué los primogénitos tienden a obtener mejores resultados en pruebas de capacidad verbal.

Finalmente, los hermanos mayores con frecuencia responden las preguntas de los hermanos menores, y por lo tanto toman un papel de enseñanza. Algunos investigadores creen que la tutoría mejora la inteligencia del maestro, lo cual podría ayudar a explicar por qué los hijos únicos (que tienen la atención íntegra por toda la niñez) no obtienen mejores resultados que los hijos primogénitos.

Evidencia Contra la Aseveración de Salud

En años recientes, estudios que examinan los niveles de inteligencia entre hijos dentro de la misma familia tienden a producir resultados diferentes a los de estudios previos que comparan a hijos en diferentes familias. Los diseños de estudio "dentro de la familia" se consideran más confiables debido a que las variaciones en clase social, número de hermanos, situación económica, y personalidad paterna están controladas. Estos estudios más recientes han mostrado patrones relativamente aleatorios y poca relación entre la inteligencia y el orden de nacimiento.

En 1979, Page y Grandon propusieron por primera vez la idea de que los factores aparte del orden de nacimiento y tamaño de la familia, como coeficiente intelectual paterno o situación socioeconómica, pueden influir en los resultados de pruebas de inteligencia en niños. Para ayudar a identificar estos otros factores, en 2006, el investigador Wichman y colegas compararon los resultados de pruebas de inteligencia entre hermanos dentro de las mismas familias e hijos de diferentes familias. Ellos descubrieron numerosos factores además del orden de nacimiento que podrían explicar la diferencia en los resultados de inteligencia. Por ejemplo, cuando se tomaron en cuenta las edades de las madres, el efecto del orden de nacimiento sobre la inteligencia casi se eliminó. Esto tiene algún sentido, dado que las madres más jóvenes tenderían a ser menos educadas, tener ingresos más bajos, y tener más hijos.

Conclusión

Numerosos estudios han producido respuestas conflictivas a la pregunta de si el orden de nacimiento afecta o no el coeficiente intelectual. La posibilidad de que los hijos primogénitos sean "más inteligentes" que sus hermanos menores aún existe, pero evidencia reciente sugiere lo contrario. Pero incluso si la conexión es válida, ¿ésta es la pregunta adecuada de hacer?

Estudios han sugerido que el coeficiente intelectual sólo está débilmente relacionado con el desempeño. Según un reporte, la inteligencia consiste en la capacidad de ajustarse de manera efectiva al entorno para maximizar el éxito. La extensión en la que una persona usa su inteligencia está en gran parte determinada por su personalidad. Y las pruebas de personalidad dentro de la familia han encontrado que los primogénitos con frecuencia son más grandes triunfadores y más conscientes, mientras que sus hermanos menores con frecuencia son más rebeldes, liberales, y creativos. Si esto es verdad, los puntajes de coeficiente intelectual por sí mismos son un vaticinador deficiente de éxito en la vida.

Durante años, varios estudios reportaron que los hijos mayores eran naturalmente más inteligentes que sus hermanos menores. ¿Quién sabe cuántos estereotipos se crearon con base en dichos hallazgos? Investigación más reciente desacredita la antigua aseveración, pero hasta ahora ninguna evidencia es lo suficientemente concluyente como para sacar una conclusión final. ¡Sólo asumamos que todos los niños tienen el potencial de sobresalir!

Referencias:

Armor DJ. On family size and intelligence. Am Psychol . 2001;56 (6-7): 521-2.

Belmont L., Marolla FA. Birth order, family size, and intelligence. Science . 1973;182: 1096-1101.

Blake J. Family size and the quality of children. Demography . 1981;18:421-442.

Downey DB. Number of siblings and intellectual development: the resource dilution explanation. American Psychologist. 2001;56(6/7): 497-504.

Esping A. Does birth order affect intelligence? 14 July 2004. Indiana University, Human Intelligence website. Disponible en http://www.indiana.edu/~intell/birthOrder.shtml . Accedido junio 21, 2006.

Galton F. English Men of Science: Their Nature and Nurture . New York: D. Appleton and Company; 1874, 1895.

Michalski RL, Shackelford TK. Methodology, birth order intelligence, and personality. Am Psychol . 2001;56(6-7): 520-1.

Rodgers JL. What causes birth order-intelligence patterns? The admixture hypothesis, revived. Am Psychol . 2001;56(6-7): 505-10.

Rodgers JL, Cleveland HH, van den Oord E, et al. Birthorder and intelligence: together again for the last time? Am Psychol . 2001;56(6-7): 523-4.

Schachter S. Birth order, eminence, and higher education. American Sociological Review . 1963;28(5): 757-768.

Sternberg R J. The concept of intelligence and its role in lifelong learning and success. American Psychologist . 1997;52:1030-1037.

Sulloway FJ. Birth order. In MA Runco (Ed.). Encyclopedia of creativity (pp 189- 202). San Diego: Academic Press; 1999.

Sulloway FJ. Born to rebel: birth order, family dynamics, and creative lives . New York: Pantheon Books; 1996.

Wichman AL, Rodgers JL, MacCallum RC. A multilevel approach to the relationship between birth order and intelligence. Pers Soc Psychol Bull . 2006;32(1): 117-27.

Zajonc RB. Family configuration and intelligence. Science . 1976;19, 227-236.

Zajonc RB. The family dynamics of intellectual development. American Psychologist .2001;56 (6/7):490-496.

Zajonc RB, Markus G. Birth order and intellectual development. Psychological Review . 1975; 82:74-88.

Crédito de Imagen: Nucleus Communications, Inc.

Please be aware that this information is provided to supplement the care provided by your physician. It is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. CALL YOUR HEALTHCARE PROVIDER IMMEDIATELY IF YOU THINK YOU MAY HAVE A MEDICAL EMERGENCY. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with any questions you may have regarding a medical condition.

Baptist Flame

Services

Find A Doctor

Services

Locations

Baptist Medical Clinic

Patients & Visitors

Learn

Contact Us

Physician Tools

Careers at Baptist

Employee Links

Online Services

At Baptist Health Systems

At Baptist Medical Center

close ×