Health Library

En sus propias palabras: Viviendo con cáncer de mama

Joanne, una enfermera oncóloga, fue diagnosticada hace dos años con cáncer de mama. Recientemente enviudó y estaba determinada a combatir el cáncer. Sus dos hijas casadas y dos nietos le dieron la determinación. Ella se había sometido de manera exitosa a la lumpectomía, quimioterapia y la radiación. Con el apoyo de la familia y los amigos, dice que está muy cerca de una recuperación al 100%.

¿Cuál fue su primer signo de que algo andaba mal? ¿Qué síntomas experimentó?

La protuberancia fue encontrada en un mamograma, el cual me realicé como parte de una revisión de rutina. En realidad no tuve ningún síntoma.

¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?

Fue impactante. Ese mismo día supe que era un tumor debido a que ellos hicieron la aspiración con aguja fina. Mi cita fue un viernes y mi cirugía se programó para el siguiente miércoles. Así que deje el consultorio sabiendo a lo que me estaba enfrentando. Aunque eran malas noticias, prefería saberlas de inmediato y no tener que esperar al reporte de patología. Nunca me imagine que tendría cáncer de mama cuando acudí aquel día, pero estaba complacida de saber a qué me estaba enfrentando cuando me fui.

¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo del diagnóstico?

Creo que me considero una luchadora. Mi esposo tuvo esclerosis múltiple durante 25 años y falleció hace cuatro, así que estaba acostumbrada a vivir bajo situaciones intensas. Él estuvo en un asilo los últimos nueve años de su vida. Yo quería hacer esto menos traumático para mi familia de lo que recientemente habían pasado con su papá. Sólo habían pasado dos años después del fallecimiento de mi esposo cuando me dieron el diagnóstico. Supongo que por el bien de mis hijas, estaba determinada a encararlo de frente. Quería ser tan fuerte como pudiera para ellas. Ellas eran mi principal prioridad. Sólo dije, "Haremos lo que tengamos que hacer", así que me sometí a la cirugía y comencé con la quimioterapia de inmediato.

¿Cómo controló el cáncer de mama?

Me hicieron una lumpectomía. Elegí eso en vez de una mastectomía completa, basándome en la recomendación de mi médico. Él consideró que la mastectomía era demasiado invasiva. Me hicieron la lumpectomía un día antes del Día de Acciñon de Gracias en 1999 y comencé con la quimioterapia el 16 de diciembre. Tuve seis meses de quimioterapia - una vez cada seis semanas durante seis meses. Me hicieron tres tipos distintos de quimioterapia - Adriamicina, Citoxina y Taxol. Después de que el tumor desapareció, me sometí a radiación cinco días a la semana, durante seis semanas. Ahora tomo Tamoxifeno. Eso se inició inmediatamente para ayudar a prevenir que el cáncer se diseminara. Me hacen revisiones cada tres meses. Ahora me hacen un mamograma cada seis meses y pruebas de sangre cada tres meses. También tengo un puerto dedicado a la quimioterapia. Ellos hicieron todas las pruebas de sangre y toda la quimioterapia desde ese puerto. Me lo acaban de quitar la semana pasada.

¿Hizo algún cambio en su estilo de vida o en su dieta en respuesta al cáncer de mama?

En cuanto a los cambios alimenticios, no hice algo diferente aparte de tomar vitaminas. Siempre he llevado una dieta bastante saludable. No bebo cafeína, así que eso no fue un problema. Las vitaminas realmente me ayudaron durante la quimioterapia debido a que ésta es realmente desgastante. Teníamos una doctora naturopática entre el personal donde yo trabajaba, y ella me recomendó vitaminas específicas para que las tomará.

En lo que respecta al estilo de vida, no hice muchos cambios; sin embargo, tuve algunos cambios físicos. Durante la quimioterapia, mi cuenta de glóbulos blancos decayeron algunas veces, así que tuve que ingresar al hospital dos veces y someterme a antibióticos y a que me administraran dos unidades de sangre. Pero fuera de ello, no tuve las náuseas, lo que estuvo bien. Sí perdí mi cabello, pero había escogido una peluca con anterioridad. Mis uñas cambiaron - crecieron sin control y después se debilitaron mucho. Tuve algunos cambios en la visión, así que no manejé por un tiempo. La quimioterapia te hace sentir muy estimulada, así que tenía que tomar algo para ayudarme a dormir. La fatiga también era un problema. La quimioterapia y la radiación me absorbían. Si me daban el tratamiento al final del día, tenía que esforzarme para seguir trabajando, aunque realmente lo disfrutaba. Podía trabajar, recibir mi tratamiento y después volver a casa y recostarme en el sofá. Mi médico me sugirió que no saliera a pasear entre grandes multitudes de gente mientras me sometía a la quimioterapia para ayudarme a evitar pescar algunos gérmenes. Tuve suerte de no haber contraído algún resfriado o gripe. Todo esto te absorve demasiado y es hasta el último mes cuando te puedes sentir casi al 100%.

Cuando estaba pasando por esto tenía un trabajo donde laboraba al aire libre. Cortaba el pasto de un gran complejo atlético (66 acres). Así que no tenía que trabajar hasta abril. Debido a que estaba afuera todo el día, me cuidaba de cubrir completamente mi piel. Siempre uso un sombrero, pantalones largos y playeras de manga larga. Sabía que no podía exponer mi piel al sol mientras recibía quimioterapia o radiación. Entonces, en enero del 2001 regresé a la enfermería. En realidad fue una conexión que hice durante mi tratamiento. Es estupendo como funcionan las cosas.

¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?

Obtuve la mayoría de apoyo de mi familia y de amigos de la iglesia. Había asesores disponibles, pero realmente no necesite de algún apoyo extra. Mis amigos de la iglesia estaban constantemente en contacto, enviando tarjetas, llevando comidas y llamando para hacerme saber que estaban pensando en mí. Mis hijas y nietos también fueron de mucho apoyo y ánimo. Ellos me mantuvieron optimista.

¿El cáncer de mama tiene algún impacto en su familia?

Sí, seguro que sí. Su papá estuvo enfermo gran parte de sus vidas, así que estaban acostumbradas. Pero debido a eso, no quería que mi enfermedad se apoderara de nuestras vidas. Siempre estuvo ahí, pero no permitimos que fuera el centro de atención. Simplemente continuamos con nuestras vidas y tratamos de hacer todo lo que podíamos.

¿Qué consejo le daría a una persona viviendo con cáncer de mama?

Les diría que vivieran un día a la vez. Adelantarse al futuro puede volverte loco. Yo los exhortaría a aprender más acerca del cáncer de mama, pero tener cuidado de leer demasiado. Puede ser desalentador. También los exhortaría a cuidar de ellos mismos. Siempre está ahí, pero no puede dejar que asuma el mando.

Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.

Please be aware that this information is provided to supplement the care provided by your physician. It is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. CALL YOUR HEALTHCARE PROVIDER IMMEDIATELY IF YOU THINK YOU MAY HAVE A MEDICAL EMERGENCY. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with any questions you may have regarding a medical condition.

Baptist Flame

Baptist Health Systems

Find A Doctor

Services

Locations

Baptist Medical Clinic

Patients & Visitors

Learn

Contact Us

Physician Tools

Careers at Baptist

Employee Links

Online Services

At Baptist Health Systems

At Baptist Medical Center

close ×