Share this page

Health Library

¿Los suplementos pueden reducir el riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer?

El Alzheimer y los antioxidantes
La enfermedad de Alzheimer (EA), la forma más común de demencia, es un trastorno progresivo y degenerativo del cerebro que lentamente reduce la capacidad de realizar las actividades diarias.

Como existen muy pocos medicamentos disponibles para retardar el avance de la enfermedad de Alzheimer, muchas empresas están promocionando el uso de ciertos suplementos para prevenir y tratar los problemas de memoria. Los científicos están investigando los efectos de estos suplementos, pero en su mayor parte, hay poca o ninguna evidencia que apoye sus afirmaciones. No existe ningúnsuplemento que haya sobrevivido a la rigurosa evaluación científica y del que se haya demostrado que es consistentemente útil para combatir la enfermedad de Alzheimer.

Suplementos que se cree que detienen o desaceleran el proceso de la enfermedad de Alzheimer

Existen varios tipos diferentes de suplementos que han sido estudiados para ver si mejoran la función mental y reducen el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Vitaminas antioxidantes

Un exceso de radicales libres (también conocidos como oxidantes) podría contribuir al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Teóricamente, los antioxidantes podrían proteger contra la enfermedad de Alzheimer al limitar la acumulación de la proteína tóxica amiloide. Las dietas ricas en alimentos con vitaminas antioxidantes, como la vitamina E, la C, se asociaron con un menor riesgo de Alzheimer, pero las formas en suplemento de estas vitaminas en esencia no mostraron la misma asociación. Además, un ensayo aleatorio no logró demostrar que el uso de suplementos de vitamina E previno la enfermedad de Alzheimer. En un metaanálisis, se observó un mayor riesgo de muerte (debido a todas las causas) en pacientes que tomaron altas dosis de vitamina E. Según la evidencia disponible hasta el momento, no parece que los suplementos sean útiles para la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

Hierbas

El gingko biloba, que se cree que ayuda a llevar oxígeno al cerebro al mejorar el flujo sanguíneo a los capilares, es la hierba más usada para mejorar la función cognitiva. Pero en términos generales, la información hasta ahora está inconclusa. Algunos estudios hallaron cierto beneficio en la mejora de la función cognitiva en pacientes con demencia, mientras que otros no.

Huperzina A, el extracto de un musgo de palo, puede ser una promesa para personas con enfermedad de Alzheimer al inhibir las enzimas que degradan al neurotransmisor acetilcolina (que transporta información al cerebro). Existe cierta evidencia en estudios en animales de que podría ser beneficioso. También podría traer cierto beneficio para pacientes con enfermedad de Alzheimer. Pero no hay indicio de que pueda evitar la pérdida de memoria en personas sanas.

La evidencia también es contradictoria para la vinpocetina, un químico derivado de la vincamina (encontrada en las hojas de la planta hierba doncella). Se cree que la vinpocetina estimula la memoria y la función mental al mejorar la circulación en el cerebro y ayudar al cerebro a utilizar el oxígeno de manera más eficiente. Se necesita más investigación en esta área.

Otros nutrientes esenciales

Existen otros numerosos nutrientes esenciales que también se supone que mejoran la función cognitiva. Estos incluyen:

La carnitina, un derivado del aminoácido lisina , desempeña una función importante en la producción de energía. Varios estudios pequeños han sugerido que puede desacelerar modestamente la disminución cognitiva en pacientes con enfermedad de Alzheimer. En general, las revisiones de la literatura sugirieron que, en el mejor de los casos, podría tener una utilidad leve para la enfermedad de Alzheimer.

La fosfatidilserina y la colina están involucradas en la estructura y mantenimiento de las membranas celulares. Se ha demostrado que la fosfatidilserina tiene una eficacia leve en las etapas tempranas de la enfermedad de Alzheimer. Los ensayos clínicos del alfoscerato de colina también mostraron cierta promesa.

Se ha sugerido que una deficiencia dietética de ácidos grasos omega 3 y omega 6 (esenciales) podría ser un factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer. No obstante, hasta el momento no hay evidencia clara de que aumentar el aceite de pescado (ácidos grasos omega 3) ayude a la memoria y la función mental.

¿Los suplementos son seguros?

Los compradores deberían tener conciencia de que los productos que son naturales no necesariamente son buenos para todos. Recuerde que una dieta saludable probablemente le brinde una cantidad adecuada de vitaminas y minerales.

¿Los suplementos valen la pena?

Claramente, el mercado para los estimulantes de la memoria es enorme. Y a medida que la población envejece, el interés en las formas para detener o desacelerar el avance de la enfermedad de Alzheimer solo continuará aumentando. Desafortunadamente, debido a que se necesita más investigación, podrían pasar años antes de que se establezcan por completo los beneficios y riesgos de los suplementos.

Los pacientes y las familias de los pacientes deben hablar con sus médicos antes de tomar cualquier suplemento o medicamento de venta libre.

Mientras tanto, considere que al hacer ejercicio, comer adecuadamente y usar su mente (leer libros, practicar juegos, aprender un nuevo idioma), mejorarán sus posibilidades de conservar la agudeza mental. Podría no ser tan sencillo como ingerir una pastilla, pero los beneficios valen la pena.

RESOURCES:

Alzheimer’s Disease Education and Referral Center
http://www.alzheimers.org/

National Alzheimer’s Association
http://www.alz.org/

CANADIAN RESOURCES:

Alzheimer Society
http://www.alzheimer.ca/

Health Canada
http://www.hc-sc.gc.ca/index-eng.php/

References:

Alternative treatments: buy? or beware? Alzheimer's Association website. Available at: http://www.alz.org/ResourceCenter/Advances/Winter2000.pdf . Accessed July 30, 2003.

Alzheimer disease. DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php. Updated November 2010. Accessed December 20, 2010.

Alzheimer's disease and non-alzheimer's dementia. EBSCO Natural and Alternative Treatments website. Available at: http://www.ebscohost.com/thisTopic.php?marketID=15&topicID=114. Updated August 2010. Accessed December 20, 2010.

Cenacchi T, Bertoldin T, Farina C, Fiori MG, Crepaldi G. Cognitive decline in the elderly: a double-blind, placebo-controlled multicenter study on efficacy of phosphatidylserine administration. Aging (Milano). 1993;5:123-133.

Engelhart MJ, Geerlings MI, Ruitenberg A, van Swieten JC, Hofman A, Witteman JC, Breteler MM. Dietary intake of antioxidants and risk of Alzheimer disease. JAMA . 2002;287:3223-3229.

Gold PE, Cahill L, Wenk GL. The lowdown on Gingko biloba. Sci Am . 2003;288:86-91.

Haag M. Essential fatty acids and the brain. Can J Psychiatry . 2003;48:195-203.

Higgins JP, Flicker L. Lecithin for dementia and cognitive impairment. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2000;4:CD001015.

Li WM, Kan KK, Carlier PR, et al. East meets west in the search for Alzheimer’s therapeutics-novel dimeric inhibitors from tacrine and huperzine a. Curr Alzheimer’s Res. 2007;4:386-396.

Luchsinger JA, Tang M-X, Shea S, Mayeux R. Antioxidant vitamin intake and risk of Alzheimer disease. Arch Neurol . 2003;60:203-208.

Miller ER, Pastor-Barruso R, Dalal D, et al. Meta-analysis: high dose vitamin E supplementation may increase all-cause mortality. Ann Intern Med. 2005;142:37-46.

Morris MC, Evans DA, Bienias JL, et al. Dietary intake of antioxidant nutrients and the risk of incident Alzheimer disease in a biracial community study. JAMA . 2002;287:3230-3237.

Morris MS. Homocysteine and Alzheimer’s disease. Lancet Neurol . 2003;2:425-428.

Oken BS, Storzbach DM, Kaye JA. The efficacy of Ginkgo biloba on cognitive function in Alzheimer disease. Arch Neurol . 1998;55:1409-1415.

Olney RK. Aminoff MJ, ed. Neurology and general medicine. The Neurology of Aging WB Saunders; 2003.

Pettegrew JW, Klunk WE, Panchalingam K, Kanfer JN, McClure RJ. Clinical and neurochemical effects of acetyl-L-carnitine in Alzheimer's disease. Neurobiol Aging . 1995;16:1-4.

Sano M, Ernesto C, Thomas RG, et al. A controlled trial of selegiline, alpha-tocopherol, or both as treatment for Alzheimer’s disease. N Engl J Med . 1997;336:1216-1222.

Solomon PR, Adams F, Silver A, Zimmer J, DeVeaux R. Ginkgo for memory enhancement: a randomized controlled trial. JAMA . 2002;288:835-840.

Spagnoli A, Lucca U, Menasce G, et al. Long-term acetyl-L-carnitine treatment in Alzheimer's disease. Neurology . 1991;41:1726-1732.

Thal LJ, Carta A, Clarke WR, Ferris SH, Friedland RP, Petersen RC, et al. A 1-year multicenter placebo-controlled study of acetyl-L-carnitine in patients with Alzheimer's disease. Neurology . 1996;47:705-711.

Youdim KA, Martin A, Joseph JA. Essential fatty acids and the brain: possible health implications. Int J Dev Neurosci . 2000;18:383-399.



Last reviewed December 2010 by Brian Randall, MD

Please be aware that this information is provided to supplement the care provided by your physician. It is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. CALL YOUR HEALTHCARE PROVIDER IMMEDIATELY IF YOU THINK YOU MAY HAVE A MEDICAL EMERGENCY. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with any questions you may have regarding a medical condition.

Baptist Flame

Baptist Health Systems

Find A Doctor

Services

Locations

Baptist Medical Clinic

Patients & Visitors

Learn

Contact Us

Physician Tools

Careers at Baptist

Employee Links

Online Services

At Baptist Health Systems

At Baptist Medical Center

close ×