Health Library

Anatomía del cálculo biliar


¿Podría tener un cálculo biliar , pero no saberlo? Normalmente inactivos por años, pueden ser extremadamente dolorosos e incluso peligrosos, si se vuelven sintomáticos. John H., un contador de 55 años con sobrepeso, despertó una mañana hace poco tiempo con un terrible dolor en la parte superior del abdomen y el hombro derecho. Estaba seguro de que estaba sufriendo un infarto de miocardio , por lo que acudió de inmediato a la sala de emergencias. Pero para sorpresa, el problema de John era mucho menos dramático y, afortunadamente, menos crítico. Cálculos biliares.

Anatomía

Para comprender los cálculos biliares, ayuda una lección de anatomía. La vesícula biliar es un órgano pequeño, en forma de pera que es parte del sistema digestivo. La vesícula biliar se localiza en el lado derecho del abdomen debajo del hígado y almacena y secreta bilis (generada por el hígado) hacia el intestino delgado cuando la comida llega ahí desde el estómago. La bilis, un líquido color café amarillento, ayuda a digerir la grasa de los alimentos.

Los cálculos biliares se forman cuando las sustancias de la bilis se cristalizan o endurecen. Hay dos tipos de cálculos biliares:

  • Cálculos biliares de colesterol: formados principalmente de colesterol, estos pequeños cálculos de color verde amarillento componen casi el 80% de los cálculos biliares.
  • Cálculos biliares pigmentarios: formados principalmente de bilirrubina y sales de calcio, estos cálculos más pequeños y oscuros corresponden al 20% restante de los cálculos biliares.

Los cálculos biliares pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como una pelota de golf (aunque los cálculos más pequeños son mucho más comunes). Algunas personas desarrollan solo uno o muy pocos cálculos biliares, mientras que otras pueden desarrollar cientos de cálculos más pequeños.

¿Cuál es la causa de los cálculos biliares?

Aunque los científicos aún no entienden exactamente cómo ocurren los cálculos biliares, se sabe que numerosos factores contribuyen a su formación:

  • Química corporal: esto sucede cuando la bilis contiene una concentración muy alta de colesterol y muy baja de sales de bilis.
  • Eficiencia: qué tan eficiente es la vesícula biliar para contraer y enviar la bilis hacia el intestino.
  • Proteínas: equilibrio inadecuado de diferentes tipos de proteínas en el hígado o la bilis puede hacerlo más susceptible a los cálculos biliares.
  • Obesidad: tener sobrepeso puede hacerlo más susceptible a los cálculos biliares, probablemente debido a que exacerba los factores anteriormente mencionados.
  • Pérdida de peso: el proceso de pérdida de peso (especialmente la pérdida de peso rápida) también puede hacerlo más susceptible a los cálculos biliares, una vez más, probablemente debido a que exacerba los factores anteriormente mencionados. (Nota: prácticamente todos los profesionales médicos concuerdan en que la pérdida de peso gradual es altamente benéfica para su salud, aun cuando podría aumentar su susceptibilidad a los cálculos biliares).
  • Niveles de estrógeno: en las mujeres, los niveles elevados de estrógeno debido al embarazo, las píldoras anticonceptivas o la terapia hormonal pueden incrementar su riesgo de cálculos biliares.
¿Cómo se siente tener cálculos biliares?

Como se mencionó, las personas que desarrollan cálculos biliares generalmente no presentan ningún síntoma durante años, y es posible que muchos nunca lo hagan. Sin embargo, si presenta un ataque de cálculos biliares, los síntomas pueden ser graves y a veces peligrosos. Por lo general, los ataques de cálculos biliares se presentan como un dolor intenso en la parte superior del abdomen, la parte superior de la espalda entre los omóplatos, o el hombro derecho y pueden durar desde 20 minutos hasta varias horas, y generalmente van acompañados de náuseas y vómitos. Una vez que ocurren, los ataques pueden repetirse frecuentemente (con semanas o meses de diferencia) o de manera poco frecuente (con un año o más de diferencia). Si tuvo un ataque de cálculos biliares, puede ser propenso a tener otro en algún momento.

Aunque son muy dolorosos, los ataques de cálculos biliares generalmente no son mortales mientras permanezcan en la vesícula biliar. Sin embargo, si los cálculos biliares salen de esta, se pueden desarrollar problemas graves:

  • Si los cálculos biliares emigran y obstruyen el conducto que drena la vesícula biliar dentro del intestino delgado, el resultado puede ser una colecistitis (inflamación de la vesícula biliar).
  • Si los cálculos biliares emigran y obstruyen el conducto principal entre el hígado y el intestino, pueden causar ictericia (color amarillento de la piel) y/o pancreatitis (inflamación del páncreas).

Si se desarrollan estas complicaciones y no se tratan, pueden ser fatales.

¿Cómo se diagnostican los cálculos biliares?

Dado que los cálculos biliares rara vez se tratan, los médicos casi nunca hacen pruebas para detectarlos. Sin embargo, cuando se presentan síntomas y se sospecha de cálculos biliares, por lo general se practica un ultrasonido. Estos dispositivos envían ondas sonoras dentro del abdomen y si hay cálculos biliares, las ondas rebotarán, mostrando la ubicación de los cálculos y creando una imagen de ellos.

Opciones de tratamiento para los cálculos biliares

Una vez que los cálculos biliares se vuelven sintomáticos y se diagnostican, se pueden tratar de numerosas maneras.

Cirugía

Un tratamiento para los cálculos biliares es una colecistectomía para extirpar la vesícula biliar. Se puede realizar como una cirugía abierta (se hace una gran incisión en el abdomen para extirpar la vesícula biliar) o como una cirugía laparoscópica . Para esta última se realizan pequeñas incisiones en el abdomen a través de las cuales se inserta una pequeña cámara e instrumentos quirúrgicos. El médico que observa a través de un monitor de televisión, retira la vesícula biliar y sutura las incisiones internas y externas.

Al igual que una cirugía abierta, la colecistectomía laparoscópica se realiza bajo anestesia general . Sin embargo, a diferencia de la cirugía abierta, el método laparoscópico requiere solo de pequeñas incisiones, sin cortar los músculos abdominales. Como resultado, el método laparoscópico provoca mucho menos dolor posquirúrgico que la cirugía abierta, y se requieren de menos días en el hospital (solo una noche en comparación con varios días) y de menos tiempo de recuperación (un par de días en comparación con al menos una semana).

Métodos no quirúrgicos

También existen métodos no quirúrgicos para tratar los cálculos biliares.

En la terapia de disolución oral, se le pedirá que ingiera medicamentos elaborados de ácidos de bilis para disolver los cálculos biliares. Por lo general, esta terapia tarda de unos meses a unos años y normalmente se prescribe solo para pacientes con cálculos muy pequeños del tipo colesterol, dado que los pacientes con cálculos biliares muy grandes a menudo padecen la recurrencia de los síntomas después de esta terapia.

La terapia de disolución de contacto implica la introducción y extracción de un agente disolvente de cálculos biliares en la vesícula biliar a través de un catéter conectado a una bomba. Este tipo de tratamiento para los cálculos biliares generalmente es experimental.

¿A quién se le debe hacer la prueba para cálculos biliares?

Si no padece síntomas, generalmente no tiene mucho sentido realizar una prueba de detección de cálculos biliares a una persona, ya que normalmente no se tratan a menos que se vuelvan sintomáticos. Sin embargo, si presenta el tipo de dolor común a los cálculos biliares que se mencionó anteriormente, entonces se debe hacer pruebas. Además, si muestra evidencia de ictericia o cualquier molestia en el páncreas, debe buscar atención médica inmediata, la cual debe incluir una revisión de cálculos biliares.

¿Es propenso a tener cálculos biliares? Cualquier persona los puede desarrollar. Sin embargo, las más susceptibles son:

  • Las mujeres, especialmente las que están embarazadas, que utilizan pastillas anticonceptivas o que reciben terapia de reemplazo hormonal de estrógeno (las mujeres son dos veces más propensas a desarrollar cálculos biliares que los hombres)
  • Estadounidenses nativos y estadounidenses de ascendencia mexicana
  • Hombres y mujeres que tienen más de 60 años
  • Personas que tienen sobrepeso
  • Personas que hacen dietas, especialmente si lo hacen con frecuencia y/o pierden peso rápidamente (ya sea debido a la dieta u otras causas, como una enfermedad o cirugía que no esté relacionada con los cálculos biliares)
  • Personas que presentan pérdida rápida de peso o que ayunan
  • Personas que padecen diabetes
  • Personas que toman medicamentos reductores del colesterol
La vida sin la vesícula biliar

¿Se puede vivir sin vesícula biliar? Sí. La vesícula biliar funciona simplemente como un área de almacenamiento de la bilis, filtrándola hacia el intestino delgado cuando comemos para ayudar a digerir la comida. Sin la vesícula biliar, la bilis drena directamente al intestino delgado desde el hígado en un rango fijo a lo largo del día. Pero los efectos secundarios de no tener una vesícula biliar pueden incluir un aumento en la diarrea .

Las personas con cálculos biliares que no causan síntomas deben comparar cuidadosamente los riesgos de una cirugía para extirpar la vesícula biliar con las posibles complicaciones que se podrían producir si esta no se extirpa. Estas complicaciones incluyen manifestar con el tiempo una complicación dolorosa de los cálculos biliares. Consulte con el médico para obtener más información.

RESOURCES:

American Liver Foundation
http://www.liverfoundation.org/

National Digestive Disease Information Clearinghouse
http://digestive.niddk.nih.gov/

CANADIAN RESOURCES:

Canadian Liver Foundation
http://www.liver.ca/

Health Canada
http://www.hc-sc.gc.ca/

References:

Gallstones. National Digestive Disease Information Clearinghouse website. Available at: http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/gallstones/#6 . Updated July 2007. Accessed June 6, 2011.



Last reviewed June 2011 by Brian Randall, MD

Please be aware that this information is provided to supplement the care provided by your physician. It is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. CALL YOUR HEALTHCARE PROVIDER IMMEDIATELY IF YOU THINK YOU MAY HAVE A MEDICAL EMERGENCY. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with any questions you may have regarding a medical condition.

Baptist Flame

Baptist Health Systems

Find A Doctor

Services

Locations

Baptist Medical Clinic

Patients & Visitors

Learn

Contact Us

Physician Tools

Careers at Baptist

Employee Links

Online Services

At Baptist Health Systems

At Baptist Medical Center

close ×